Quiero compartir contigo cómo fué que pasé de empleado a emprendedor.

Desde los 13 años me tocó trabajar, estudiaba y trabajaba desde que estaba en la secundaria para ayudar a mi madre y a mis hermanos a salir adelante, debido a la separación de mis padres.

Al culminar la secundaria tomé un trabajo de tiempo completo por lo que tuve que postergar mis estudios para hacerme cargo de los gastos de mi madre y mis 4 hermanos menores que yo, así que la idea de estudiar una carrera universitaria la pausé hasta cuando la situación mejorara.

Fui empleado por mucho tiempo, 15 años para ser más exactos, hasta que decidí romper con ese esquema, a mis 28 años sentía que poseía la experiencia necesaria para convertirme en un emprendedor, inicié un negocio propio en sociedad con uno de mis hermanos mayores.

Todo comenzó a cambiar, sentía que había alcanzado la libertad que tanto anhelaba, y en cierta manera la tenía, más tiempo para compartir con mi familia pero no tenía los ingresos que me permitieran libertad financiera que es lo que todos buscamos.

Así que comencé a dedicarle más tiempo, energía y esfuerzo  a ver si le daba un empuje a mi negocio y terminé siendo esclavo ya no de un jefe sino de mi propio negocio, por ser un emprendedor ya no tenía a un tercero mandándome sino que mi propio negocio me demandaba y absorbía, este nuevo “Jefe” resulto ser más despiadado que todos mis jefes anteriores.

Los resultados económicos seguían siendo mínimos, mis empleados comenzaron a fallar y el servicio que mi empresa prestaba comenzó a verse empañado, trate de hacer casi todo el trabajo, para ver si así lograba sacarlo adelante.

Hacía las de administrador, contador, tesorero, secretario, gerente, supervisor y empleado y emprendedor, a todas estas merecía la pena, pues era “Mi Negocio” nadie lo haría mejor que yo, ya que era quien amaba el proyecto.

Pero no tenía resultados como para darme el lujo de salir a cenar o de ir a un viaje de fin de semana, lo que ganaba apenas alcanzaba para cubrir los gastos propios de la empresa para que sobreviviera lo cual no fue así. Así que como emprendedor «fracasé».

¿Qué podía hacer? Si no estaba dispuesto por nada del mundo a volver a ser empleado de tiempo completo por un sueldo, pero tampoco tuve la capacidad de levantar un negocio desde abajo siendo emprendedor. Entonces me retiré a pensar qué sería de mí.

Muchos de los emrendedores que me leen han pasado por esto, o quizás están pasando por lo mismo, déjeme decirle que pude ver la luz al final del túnel. Y si de alguna manera este post puede ser ese pequeño destello en medio de la oscuridad entonces continúa la lectura porque lo que viene es lo más “loco” y anormal que habrás leído en años.

Sí, así como ese “loco” que puso una enorme estructura de metal en el mar para que luego sirviera para transportar conteiner de toneladas de peso, y que también traslada a miles de personas alrededor del mundo.

O como ese “loco” que inventó el internet, una herramienta de comunicación que permite que el mundo esté conectado de forma inalámbrica casi que instantáneamente, te voy a contar cómo me convertí en un emprendedor exitoso.

Continúa en el siguiente post Marketing De Afiliados; EL Negocio Que Me Hace Sentir Como Pez En El Agua.

Share This

Comparte

Da por gracia, lo que por gracia recibiste!