A mentalidad de empleado y de emprendedor me refiero a sus formas de pensar y ver la vida, no discrimino a ninguno, debido a que he sido empleado y soy emprendedor. He estado en ambas caras de la moneda, así que te voy a compartir lo que según mi experiencia son los 5 Principios Para Transformar La Mentalidad De Empleado A La De Un Emprendedor, si eres empleado, este post es para ti, y si eres emprendedor, esto va a inspirarte para ir por más.

1. Un Emprendedor Tiene Motivos, El Empleado Excusas.

Usualmente a todos en algún momento de nuestras vidas nos ocurren cosas similares, atravesamos procesos y situaciones comunes, todo depende del iris con el que miramos dicha situación. Es como ese ejemplo del vaso de agua que contiene agua hasta la mitad, algunos dirán que el vaso está lleno hasta la mitad, mientras otros pensaran que está medio vacío.

Un emprendedor no sólo mira el vaso medio lleno, sino que mira el vaso medio vacío, así que buscará la forma de llenarlo, que le falte el agua, en lugar de conformarse o desmotivarse, se motiva a buscar la forma de suplir esa necesidad. Entonces la necesidad o escacéz se convierte en un motivo para moverse de su zona de confort.

Mientras que un empleado, se queja y usa el mismo hecho de que el vaso esté por la mitad para quedarse donde está, sentirá que no se puede mover ni pude hacer nada, porque sólo tiene medio vaso de agua.

Lo mismo sucede con el dinero, el emprendedor verá la escasez de dinero como un motivo para emprender, mientras que el empleado dirá que no puede emprender porque no tiene dinero. Una misma realidad vista desde dos perspectivas diametralmente opuestas.

La meta es transformar la mentalidad de empleado a la de un emprendedor para ver la falta de dinero y de oportunidades, como la razón más fuerte para emprender y no usarlo como excusa para no hacerlo.

2. El Emprendedor Ve Oportunidades, Un Empleado Ve Crisis.

El mundo atraviesa crisis constantemente, una de las características de las crisis es que trae necesidades y escasez, razón por la que un emprendedor reconocerá estas necesidades y buscará la forma de suplirla para sí mismo, y al ver que su solución es efectiva, entonces se presentará como un solucionador para otros, convirtiéndose en un producto para ese mercado que está en crisis, y así lograr convertir su crisis en la mayor oportunidad de su vida.

El empleado se sumirá en la crisis y será siempre parte del problema, incluso, si encuentra una solución, buscará la forma de encontrarle un problema. Este tipo de mentalidad le encontrará el problema a cada solución.

3. Un Emprendedor Arriesga, Un Empleado Apuesta Por Lo Seguro.

Aunque aquí hay una disyuntiva, el emprendedor arriesga, precisamente porque no ve riesgo mayor en emprender, para él, es un riesgo mayor quedarse como empleado y jugar a lo “seguro”. Porque ¿qué seguridad hay en ser empleado? Si al cabo de un tiempo te dan una patada en el trasero y adiós! Que te vaya bien, de que te vale tantas horas de trabajo, sacrificio y esfuerzo dedicado, si al fin y al cabo sólo eres uno más.

Además, la mayoría de los empleados viven a tan sólo un mes de la banca rota, porque si decidiesen dejar de pagarle un mes de su salario, no tendría con que pagar sus alimentos, la renta, y cubrir sus gastos.

Por la parte del seguro médico, un emprendedor al igual que un empleado puede costearse su seguro médico para que este cubra cualquier situación lamentable que pueda ocurrir.

Todo se basa en la capacidad que se tenga de transformar la mentalidad de empleado a la de un emprendedor. Así que, según lo antes expuesto, riesgo y seguridad son palabras que primero debemos definir antes de asumir. Porque como se dice en mi pueblo

“El que no arriesga, no gana”.

4. Un Emprendedor Ahorra Para Invertir, El Empleado No Ahorra, y Si lo Hace, Es Para Gastarlo.

Un principio que aprendí de Robert Kiyosaki sobre educación financiera, es ahorrar para comprar activos, y así lograr que el dinero trabaje para mí. Antes de esto, no consideraba ahorrar como una opción benéfica, el dinero ahorrado me parecía dinero inútil, bien sea porque se devalúa debido a la inflación, o porque me impide disfrutar gustos que podría comprar con él.

Pero cuando entendí que el ahorro se debe hacer para comprar activos, y así lograr que el dinero sea mi esclavo, debo admitir que despertó un sentimiento de diversión y satisfacción, por el hecho de que así podría construir un imperio que luego se encargará de pagar mis lujos.

Un empleado, por no tener la educación financiera necesaria, no considera ahorrar, y si logra hacerlo, ahorra lo que le queda luego de gastar, mientras que según Warren Buffet se debe ahorrar primero y luego gastar lo que queda.

Si sus ahorros están siendo guardados para luego gastarlos en una vacaciones, de esas que necesita constantemente debido al estrés que le genera trabajar en algo que no le gusta, en un ambiente de trabajo cargado, usted necesita urgente transformar la mentalidad de empleado a la de un emprendedor.

Ese dinero de sus vacaciones obligadas, puede ahorrarlo e invertirlo si se dedica a trabajar en lo que le apasiona.

Es así, nunca he visto a un emprendedor exigiendo o negándose unas vacaciones, no porque no las crea necesarias, sino que disfrutamos tanto lo que hacemos, que vivimos de vacaciones.

En fin, el empleado ahorra y gasta, el emprendedor, ahorra e invierte, esta inversión le devuelve ganancias, que luego vuelve a ahorrar para invertir y así hasta que construye su riqueza. Riqueza que le pagará las mejores vacaciones de su vida.

5. Un Emprendedor Cree En Sí Mismo, Un Empleado Cree En los Demás.

Recuerdas esa frase que se ha hecho común en redes sociales que cita

“Trabaja para cumplir tus sueños, o alguien más te contratará para cumplir los suyos”.

Es una buena forma de resumir el hecho de que un emprendedor contrata a los mejores para que lo acompañen a cumplir su sueño, mientras que un empleado ha sido contratado para cumplir el sueño de un emprendedor.

Aquí o estás de un lado o del otro, estás trabajando para alguien más o lo estás haciendo para ti mismo. Un emprendedor cree y confía en sí mismo. No dudes en seguir esa voz interna que te dice CREE! Si Se Puede! Lo Único Imposible Es Aquello Que No Intentas.

Así que es hora de que emprendas y vayas por tus sueños, y que pase lo que tenga que pasar. Sólo hay dos resultados al final, o aprendes o pasas al siguiente nivel, pero un emprendedor nunca pierde, mientras que si te quedas como un empleado, ya estás perdido.

Share This

Comparte

Da por gracia, lo que por gracia recibiste!